GRACIAS POR SEGUIRME. Patricia

--------------------------

--------------------------

sábado, 11 de julio de 2015

Todo lo que me rodea cambia...



Todo lo que me rodea cambia, muta y deseparace.
Lo más querido también es tocado por el devenir.
Y yo que creía que el poder del amor era suficiente, 
que bajo él eramos inmunes.
Constante en mi es la poesía.











4 comentarios:

  1. Hola Patricia, todo cambia, preciosa constante es la poesía. Me encanta esa canción también y todo lo compuesto por Violeta.
    Feliz fin de semana, besanises.

    ResponderEliminar
  2. SI MI APRECIADA HERMANA, A VECES ES MEJOR RESGUARDARNOS EN NUESTRA INSPIRACIÓN.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  3. La vida me ha hecho pasar por constantes cambios así que ya soy inmune.....tengo la suerte de que enseguida me adapto a cualquier situación y cambio.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Precioso ese pensamiento en poesía que has escrito.
    Por muchos cambios que haya en la vida, nunca nos volveremos inmunes.
    Encantador el último verso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Locos por Cristo:

Los locos por Cristo creen en milagros divinos.

No hablan solos, hablan con Cristo que siempre los asiste.

Nunca están solos, porque aparte de estar con Jesús, los ángeles son sus amigos.

No buscan las causas de los acontecimientos, sólo los aceptan con obediencia.

Son eternos aprendices, nunca se creen sabios.

Se llevan bien con los pobres, los débiles, los desamparados y todo necesitado por los que sienten gran amor.

Perdonan a los que los ofenden y agravia.

Dejan que se les pegue en las dos mejillas.

Son mansos aunque siempre astutos.

Jamás hacen justicia por mano propia ya que confían ciegamente en la justicia de Dios.

Si se les pide un consejo lo dan sin arremeter con baterías de verdades. Respeta los tiempos de cada uno.

Nada los ata en la tierra, (dinero, moda, reconocimiento, etc) porque su tesoro los está aguardando en el cielo.

No necesitan pedirle hechos sobrenaturales al universo porque son los Hijos del propio creador del universo.

No necesitan meditación trascendental ya que su esencia está en el Todopoderoso.

Tampoco control mental, porque la Divinidad es su centro.

Su primera actividad por la mañana es saludar a Cristo.

Valoran mucho y agradecen a su Señor lo que les provee para alimentarse y sobre vivir. Por lo cual bendicen la carne y los vegetales que comen.

No les interesa que van a vestir, Cristo los viste como a las flores.

No creen en la sexualidad libre, pues nunca profanarían el “cuerpo-templo de Dios”. Tampoco lo agreden con tatuajes, piercing o similares.

Les son innecesarios los libros de autoayuda de autores humanos y falibles, leen la Biblia no como catálogo de normas de comportamientos sino como palabra Divina que edifica el alma.

Les dicen “Locos” porque van contra la corriente del mundo, aunque esto los tenga sin cuidado ya que cuando su maestro estuvo por aquí también lo creyeron “Loco”.

Patricia Palleres

----------------------------------------------------------