GRACIAS POR SEGUIRME. Patricia

--------------------------

--------------------------

viernes, 26 de noviembre de 2010


EN PEQUEÑAS HISTORIAS: "El hombre y el mandarino"



“Hay momentos en los que las personas

somos observadores de la vida…

Corremos el riesgo.

A veces sin querer, como si nos sentaran

en un sillón para ver el paisaje cambiar.

Y a veces es a propósito…..

Las causas, miles.

Puede abarcar largos periodos,

o un instante, o la vida.

Y puede ocasionar dicha o infelicidad total”.





Esta es la historia de un buen hombre que fue perdiendo la luz de su mente poco a poco…

Increíblemente coincidían las etapas de su enfermedad con las del árbol de mandarinas que se erigía en su jardín.

Cuando el arbolito, era sólo una delgada rama verde, su mente olvidaba algunas cosas:

- ¿Dónde he puesto las llaves del auto?, ¿Quién tomó mis lentes?

En tiempos en que el frutal tenía la altura de una persona, él no recordaba como era que se reparaban las luces del auto:

- ¡!Pero si siempre lo hago!!

También, le costaba trabajo recordar las calles y cómo conducir.

Llegó el día de la cosecha de mandarinas perfumadas y dulces. El hombre, ése día miró con aquellos ojos verdes paternales, a sus hijos y preguntó:

- ¿Quiénes son todos ustedes?

Una mañana, el árbol ya adulto, ocupaba mucho lugar, con sus abundante mandarinas que se desprendían y caían al suelo. Interrumpía el acceso al patio, por lo que la familia decidió, no sin dolor, quitarlo.

Fue cuando él, cancelaba el ejercicio de las funciones básicas: lenguaje incomprensible, desgano para comer, incontinencia, etc, etc, etc…

Y fue aquel día, que se quedó observando o pensando vaya a saber en qué.

Desde entonces, regala sonrisas ante un abrazo, un apretón de manos o un gesto amable.

Por: Patricia Palleres

14 comentarios:

  1. reflexión y esperanzas,... qué gran conjugación!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. hola Reltih, un saludo para ti y gracias por comentar....

    ResponderEliminar
  3. Quizás lo difícil sea admitir qué son funciones básicas
    ¿Sonreir, quizás?

    ResponderEliminar
  4. HAY COSTUMBRES Q NO C HACEN CULTURA, LOS ABRAZOS, EL SALUDO, LOS BESOS, ETC. DEBERIAN SER ALGO TRADICIONAL... PERO LASTIMOSAMENTE A MUCHOS NOS HACE EL TIEMPO Y CUANDO LLEGAN LOS AÑOS COMPRENDEMOS LAS REALES NECESIDADES DEL SPIRITU: LA AMISTAD, LA CONVIVENCIA, EL COMPARTIR, EL AMOR, LA TOLERANCIA, NTENDER Q TDA LA VIDA STA LLENA D TRADICIONES NATURALES Q C DEBEN MULTIPLICAR.

    UN BESO Y GRACIAS X TUS LINDAS PALABRAS N MI BLOG.

    ResponderEliminar
  5. HOLA SU CHICO, TOTALMENTE CIERTO LO QUE DICES, Y QUE ESTE ES UN EJEMPLO DE CÓMO ÉSTE HOMBRE,ABANDONÓ TODO LO QUE TODOS HACEMOS PARA PRESERVAR SÓLO SU SONRISA...GRACIAS POR COMENTAR..UN BESO

    HOLA OLIMPO, ES VERDAD NOS CUESTA SER DEMOSTRATIVOS Y CUANDO LO SOMOS SE SIENTE UN PLACER ENORME.
    LAS PERSONAS CON ESTE TIPO DE ENFERMEDADES SON MÁS SENSIBLES AL AMOR...GRACIAS POR TU INTERESANTE COMENTARIO...UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. He abierto éste blog, con el fin
    de publicar algunos de los poemas
    de mi libro "Horas Lentas".
    Quisiera compartirlos contigo, que tienes
    un gusto exquisito por la poesía.
    Te dejo mi invitacion, deseando una hermosa amistad a futuro.

    Saludos cordiales...

    _Charo Bustos Cruz_

    http://sentimientospoesia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Es muy bello lo que escribiste.

    Te agradezco por visitar mi blog y dejar tus comentarios.

    Saludos,

    Pablo

    ResponderEliminar
  8. Mi buen amiga Patricia:
    Me ha encantado tu historia, gustas de una deliciosa sensibilidad.
    Tras leerlo varias veces he pedido al Señor,que cuando seamos ancianas y seniles como el hombre de tu historia, nos deje un poquito de memoria para escribirnos y decirnos cosas bonitas, que podamos trasmitirmos alegría en una sonrisa tras nuestro monitor y nos mandemos un abrazo y un beso con ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  9. Patricia,he leido tu historia y me ha encantado.Te diré que mi padre vive en el pueblo,lo visito todos los fines de semana.El está en silla de ruedas y en la terraza de casa hay una parra gigante que adora.En septiembre se cubre de uvas doradas y él se la enseña a todo el mundo,que pasa por allí...La parra y mi padre están profundamente unidos.EL, aún consciente, participa de la vida.Mi madre ya no está,nos dejó como tu protagonista,poco a poco...!
    Te dejo mi felicitación por tu profundidad y mi abrazo grande,amiga.
    Feliz domingo y seguiré contigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  10. Patricia bello relato y al mismo tiempo haces ese homenaje a tanta y tanta gente que pierde su rumbo en esa llamada enfermedad de alzheimer... que los deja como vegetales...olvidándose de quienes son y atrapándoles sus funciones vitales.

    Gracias por compartir y gracias por tu entrada a mi blog.

    Un abrazo desde Galicia.

    ResponderEliminar
  11. Patricia Pallares, bonita historia que es la realidad de la vida. Los humanos somos como las rosas, hoy presuntuosas en el rosal, mañana ajada y marchita arrastrada por el viento

    Abrazo
    M. Ángel

    ResponderEliminar
  12. Hola, que suerte que te segui desde un comnetario en otro blog. Así pude conocer éste lugar tan especial. ¡enhorabuena!
    Te sigo desde ahora,
    Te invito a conocer mis blogs, me encantaria verte por alli.
    Un cariño desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  13. Entré en tus reflexiones desde el blog de Pluma Roja, vi la cruz en la entrada y te leí.
    Me gustan tus reflexiones. Si no te importa, me hago seguidor de tu blog para seguir leyéndote con facilidad. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa, sabes?, me ha gustado todo el contenido de tu blog, pro sabes de verdad lo que mas me lamo la atencion?...Tu lema, muy inteligente jjajaa
    besitos guapa muakkkkkkk

    ResponderEliminar

Locos por Cristo:

Los locos por Cristo creen en milagros divinos.

No hablan solos, hablan con Cristo que siempre los asiste.

Nunca están solos, porque aparte de estar con Jesús, los ángeles son sus amigos.

No buscan las causas de los acontecimientos, sólo los aceptan con obediencia.

Son eternos aprendices, nunca se creen sabios.

Se llevan bien con los pobres, los débiles, los desamparados y todo necesitado por los que sienten gran amor.

Perdonan a los que los ofenden y agravia.

Dejan que se les pegue en las dos mejillas.

Son mansos aunque siempre astutos.

Jamás hacen justicia por mano propia ya que confían ciegamente en la justicia de Dios.

Si se les pide un consejo lo dan sin arremeter con baterías de verdades. Respeta los tiempos de cada uno.

Nada los ata en la tierra, (dinero, moda, reconocimiento, etc) porque su tesoro los está aguardando en el cielo.

No necesitan pedirle hechos sobrenaturales al universo porque son los Hijos del propio creador del universo.

No necesitan meditación trascendental ya que su esencia está en el Todopoderoso.

Tampoco control mental, porque la Divinidad es su centro.

Su primera actividad por la mañana es saludar a Cristo.

Valoran mucho y agradecen a su Señor lo que les provee para alimentarse y sobre vivir. Por lo cual bendicen la carne y los vegetales que comen.

No les interesa que van a vestir, Cristo los viste como a las flores.

No creen en la sexualidad libre, pues nunca profanarían el “cuerpo-templo de Dios”. Tampoco lo agreden con tatuajes, piercing o similares.

Les son innecesarios los libros de autoayuda de autores humanos y falibles, leen la Biblia no como catálogo de normas de comportamientos sino como palabra Divina que edifica el alma.

Les dicen “Locos” porque van contra la corriente del mundo, aunque esto los tenga sin cuidado ya que cuando su maestro estuvo por aquí también lo creyeron “Loco”.

Patricia Palleres

----------------------------------------------------------